Crema solar para la cara: mitos y verdades

Cuando llega el calor, uno de los temas sobre los que más hablamos y oímos hablar es el protector solar y cuál puede ser la mejor crema solar crema solar para la cara para proteger la piel del rostro mientras estás tomando el sol. El protector solar facial es muy importante, ya que la cara es una de las partes de tu cuerpo que más tiempo está expuesta al sol.

 

La crema solar facial en la sociedad

Hay determinados mitos y leyendas sobre la crema de sol que son recurrentes cada año cuando llega la temporada de las piscinas y la playa. Pero lo importante es que te debes proteger de los rayos UVA para evitar incómodas quemaduras a la vez que previenes enfermedades de la piel.

 

Crema solar para la cara: verdades y mentiras 

Para que estés más informado, aquí tienes un listado con los mitos y las verdades sobre el protector solar.

 

  1. Cuando utilizas una crema solar para la cara nunca te acabarás bronceando. Esto es un mito y, además, falso. Lo primero es que tienes que ser consciente de cuál es tu tono de piel natural. Después, la paciencia es una virtud, y debes tenerla a la hora de buscar el bronceado que más te gusta.

Lo más recomendable, principalmente por salud, es utilizar siempre una crema solar facial para proteger tu rostro y una crema solar para no quemarte el cuerpo. No te preocupes, irás cogiendo color poco a poco y lo notarás. Quienes optan por sacrificar la protección de la piel contra los rayos ultravioleta por coger un poco más de bronceado, están poniendo en un verdadero riesgo su salud.

 

  1. Se puede utilizar un frasco de protector solar de un año para otro. Esto es una de las mayores preocupaciones de la gente cuando llega la época estival y buscan los artículos de la temporada pasada.

Lo cierto es que sí se puede reutilizar, pero hay una serie de matices. La mayoría de los fabricantes añaden una advertencia que indica que, cuando el bote se abre, la garantía de eficacia oscila entre los 12 y los 24 meses. Si lo has conservado en un lugar fresco, lejos de la incidencia del sol, seguramente mantenga todas sus propiedades. Sin embargo, si dudas, no te la juegues y compra otro.

 

  1. Si tengo una piel oscura no necesito protección. Es un mito falso y, además, peligroso. No importa cuál sea el tono de la piel, todas las personas necesitan un protector solar para evitar los efectos nocivos del sol.

De todas formas, es bueno dar toda la información. Es cierto que las pieles oscuras tienen una mayor cantidad de melanina, el protector natural de la piel. Pero esto únicamente significa que pueden utilizar factores de protección más bajos que las personas con pieles claras.

 

  1. Solo es necesario en la playa o en la piscina. Error. Es verdad que en esos dos lugares es donde más cuidado tienes que tener para protegerte del sol. Sin embargo, los rayos te pueden afectar negativamente en cualquier situación. Lo mejor es utilizar el protector siempre que salgas a la calle y vayas a estar mucho tiempo caminando, especialmente en las horas centrales del día.

 

  1. Si me maquillo ya estoy protegido. Muchas mujeres creen eso, pero lo cierto es que es un falso mito. Un producto de maquillaje jamás tendrá la misma protección que un producto que ha sido creado específicamente para protegerte del sol. Además, los factores de protección que suelen incluir son muy bajos.

 

    1. Solo es necesario aplicar el protector durante las horas centrales del día y en la cara. Durante las horas centrales del día sí que hay que tener un especial cuidado debido a la incidencia más directa de los rayos de sol. Estas horas van desde las 12 hasta las 17 aproximadamente. Pero no es bueno que te confíes, porque los rayos te seguirán incidiendo, aunque sea con una menor intensidad.

 

  1. A mayor cantidad, mayor protección. No es del todo falso, pero tampoco del todo cierto. Lo que realmente importa es la frecuencia con la que te aplicas la crema solar para la cara. Te debes aplicar crema cada dos horas para evitar que se vaya perdiendo la capa protectora. Además, es recomendable que no estés todo el tiempo al sol, compagínalo con periodos de gorra y sombrilla.

 

  1. Después de un baño me la debo volver a aplicar. Esto es cierto. La mayoría de los protectores que se fabrican hoy en día son resistentes al agua, pero no soportan más de 20 minutos. Por eso, lo mejor es que te vuelvas a aplicar el protector nada más salir del agua.

 

Estos son algunos de los principales mitos sobre la crema solar para la cara. Pero lo más importante es que nunca te descuides ni bajas la guardia. El sol siempre está ahí para dañar tu piel, así que protégete en todo momento.