Cómo ponerse morena con una piel blanca

Aprender cómo ponerse morena de manera segura es sencillo. Para ello se deben tomar las precauciones pertinentes. Los datos de la Asociación Española contra el Cáncer no dejan lugar a dudas: se diagnostican cerca de 3.600 nuevos casos de melanoma al año. Se trata del cáncer de piel más violento conocido. De ahí la importancia de protegerse a la hora de exponerse al sol.

Las personas con pieles claras tienen mayor tendencia a padecer quemaduras solares. Por ello, suelen preocuparse por su piel cada vez que se exponen al sol. A pesar de sus condiciones particulares, es posible descubrir cómo ponerse morena si se tiene la piel muy blanca.

Efectos del sol sobre la piel

Tomar con moderación el sol conlleva una serie de beneficios. Entre ellos destacan la sensación de bienestar y fuerza pero, sobre todo, se favorece la síntesis de vitamina D. Gracias a ella el metabolismo óseo funciona mucho mejor.

Sin embargo, no todo son ventajas. Un exceso en la exposición a los rayos UVA y UVB o la falta de protección ante ellos produce agresiones en la piel.

Radiaciones que afectan negativamente

Del grupo de radiaciones que emite el sol, son los rayos UVA y UVB los que afectan negativamente a la piel. La no protección frente a los rayos UVA conlleva un envejecimiento prematuro de la piel, desarrollo de alergias al sol y daños a nivel celular.

Los rayos UVB, a pesar de ser los responsables del bronceado y el aumento de síntesis de vitamina B, pueden generar dificultades en el sistema inmunitario, dañar células y provocar quemaduras.

Las exposiciones no controladas y muy prolongadas pueden provocar daños a largo plazo. La piel tiene memoria y los efectos dañinos del sol sobre ella son acumulativos. No solo no se recupera la salud celular, sino que se favorece la formación de radicales libres. Es decir, se favorece el envejecimiento prematuro de la piel.

Por todo esto, es vital aprender cómo ponerse morena sin ponerse en peligro. Descubre tu tipo de piel para que puedas hacerte con los fotoprotectores más adecuados a tus necesidades.

Cómo ponerse morena si eres muy blanca

Se tenga la piel pálida o no, siempre hay que protegerla del sol con factores de protección. Se aprovecha la reacción de la dermis ante las radiaciones solares para adquirir la tonalidad deseada de piel.

Sí, el moreno no es más que el mecanismo de defensa de la piel para protegerse del sol. La incidencia de la radiación en la piel produce reacciones bioquímicas cuyo resultado es la producción de melanina. Es este pigmento el que genera el bronceado. Además, la melanina protege el núcleo celular actuando como escudo frente a los rayos UVA y UVB.

Estos consejos permitirán saber cómo ponerse morena sin incidencias:

Protección ante todo

Media hora antes de salir a la calle, ir a la piscina, playa o montaña, se debe aplicar un buen factor de protector solar. Cada dos horas se debe reaplicar el producto. Así, el efecto de la crema será más duradera.

En caso de bañarse o sudar, se recomienda aplicar la crema con mayor asiduidad. P20 facilita la protección al ser altamente resistente al agua y humedad. Descubre dónde encontrar P20 en el formato adecuado para ti.

Elegir bien la hora

Debe evitarse cualquier exposición al sol en las horas de más calor. Entre las 12 y las 16 horas la incidencia de los rayos es mucho mayor. Por ello, se aconseja no salir en dicho intervalo de tiempo. Además, la exposición directa diaria al sol no debe superar los 30 minutos.

Alimentación sana y equilibrada

Llevar una dieta sana y variada favorecerá la buena salud y bronceado. Los alimentos que aumentan la producción de melanina favorecen un moreno bien extendido y duradero. Frutas y verduras disparan los niveles de antioxidantes y su betacaroteno beneficiando el bronceado.

Mantener una hidratación correcta

Hay que mantenerse hidratada en todo momento, tanto por dentro como por fuera. Beber dos litros diarios de agua ayudará a mantener el cuerpo hidratado. Para la piel, después de tomar el sol, se debe aplicar un extra de hidratación. Se consigue con cremas ricas en aceite o aloe vera. Así la piel no se resecará y el bronceado perdurará por más tiempo.

Cómo ponerse morena es más fácil de lo que parece. Tan solo se debe ser constante con los consejos indicados y, ante todo, protegerse con un buen protector solar.