Protector solar para esquiar, ¿por qué es necesario?

Estamos en el mejor momento para disfrutar de los deportes de invierno. Las estaciones de esquí ya están recibiendo a miles de apasionados por las actividades blancas. Sin embargo, algunas personas no tienen en cuenta el peligro que suponen los rayos UV. El protector solar para esquiar debe ser una de las herramientas imprescindibles que debes adjuntar a tu equipaje.

December 16, 2019

protector solar para skiar

La nieve puede potenciar más la radiación solar

Protector solar para esquiar, ¿por qué es necesario? Es una buena pregunta. La mayoría de las personas tienen asumido que los efectos de los rayos ultravioletas solo son dañinos durante los meses de verano.

Se tiende a pensar que la playa y la piscina son los lugares en los que se deben tomar precauciones si no queremos sufrir los efectos indeseados de la acción solar: enrojecimiento, quemaduras, deshidratación, sarpullidos, envejecimiento… y una buena lista de consecuencias que pueden, incluso, acabar en cáncer de piel.

¿Qué ocurre en la nieve?

De entrada, la nieve puede resultar un factor que potencie aún más las consecuencias negativas de los rayos del sol. En principio, hay que tener en cuenta que ese manto blanco sirve de enorme espejo para los rayos UV.

De este modo es lógico deducir que, al reflejarlos, pueden quemarte desde arriba y desde abajo. Es decir, estarás recibiendo la radiación que te llega desde el cielo y la que se refleja desde el suelo. Esta es una razón más que suficiente para usar un protector solar para esquiar. Pero, aún hay más.

Se calcula que la nieve refleja hasta un 80% de la radiación del sol. A esto hay que añadir otra cuestión de importancia. En este caso, se trata de la manera en que influye la altura a la que nos encontramos.

Protector solar para esquiar en la montaña

De nuevo se nos plantea la misma cuestión: protector solar para esquiar, ¿por qué es necesario? Ya hemos adelantado que la altitud es otro factor que intensifica la acción del sol y sus consecuencias perniciosas para la piel.

Por lo general, la práctica de los deportes de nieve se realizan en la montaña, a distintos niveles de altitud. Según los expertos, por cada 100 metros de altura la fuerza de los rayos UVA y UVB se incrementan entre un 10% y un 15%.

La razón estriba en que a mayor altitud menor densidad atmosférica, por lo que la atmósfera tamiza menos la radiación solar. El resultado es que estamos doblemente desprotegidos.

Cómo protegernos del sol en la nieve

A las quemaduras que puede provocar el sol en la nieve también hay que añadir las irritaciones que provocan otros agentes como el frío, la humedad o el viento. Por todo ello, es indispensable que tu equipamiento para esquiar incluya una buena crema solar.

Debes tener mucha precaución, especialmente con las zonas más sensibles. Sin duda, la piel del rostro es la que más expuesta está. P20 crema de cara es una de las opciones más acertadas para mantener el cutis hidratado y protegido mientras esquías. Descubre más sobre este producto de confianza y deja que se convierta en tu protector solar para esquiar.