Mitos de los protectores solares

La piel necesita estar protegida. Esta cuestión es aplicable a cualquier época del año. No solo el verano puede acarrear problemas por culpa de la radiación solar. Esta creencia forma parte de una colección de mitos de los protectores solares. Te contamos algunos de los más extendidos. Son creencias que, en muchos casos, multiplican las posibilidades de sufrir daños dermatológicos que, en los supuestos más serios, pueden acabar en cáncer.

November 7, 2019

mitos de los protectores solares

Verdades y mentiras sobre los protectores solares

La piel es el órgano más grande y expuesto de nuestro cuerpo. Sin embargo, con demasiada asiduidad, es la gran olvidada en nuestra rutina de cuidados y protección. De hecho, aunque resultan esenciales, existen muchos mitos de los protectores solares. Desvelemos las verdades y mentiras sobre estas cremas tan importantes.

La protección es solo para el verano

FALSO. Existe la creencia de que solo durante la temporada veraniega el sol pega más fuerte y nos puede quemar. Por el contrario, muchas personas entienden que en invierno los rayos UVA y UVB se esfuman.

Hay que decir que no hay nada más lejos de la realidad que considerar que los protectores solares solo son para el verano. Lo cierto es que hay que hacer hincapié en que la radiación solar existe durante todo el año y, por tanto, nuestra piel está expuesta a ella.

Además, algunas situaciones potencian la acción del sol en invierno. Un ejemplo lo tenemos en los deportes de nieve, en los que el blanco níveo refleja los rayos y multiplica su acción. Igualmente, deben tomarse precauciones durante el ejercicio al aire libre o en trabajos y actividades en los que tengamos que estar expuestos durante mucho tiempo.

Cualquier crema solar es suficiente

FALSO. Cada tipo de piel precisa de un protector solar adecuado. Por ejemplo, cuanto más clara sea nuestra piel más elevado debe ser el factor de protección (SPF). Queda claro que aquí entra en juego el SPF.

El factor de protección indica el tiempo que estamos protegidos ante la exposición solar. Así, si nuestra piel se quema a la media hora de estar expuestos, con un SPF 15 retardaremos ese efecto 15 veces más.

Los morenos no se queman

FALSO. Es cierto que la piel tiene mayor cantidad de melanina conforme es más oscura. Sin embargo, las pieles morenas también se queman. No obstante, al ser un poco más resistentes, pueden optar por un factor de protección más bajo.

Mientras una piel blanca precisa un SPF 50 o superior, una piel morena puede oscilar entre un 30 y un 50. Estos rangos se consideran como protección media-alta.

El agua protege del sol

FALSO. Este es uno de los mitos de los protectores solares más extendido. La creencia de que estar dentro del mar o la piscina protege de la radiación del sol es completamente infundada. Lo cierto es que, en realidad, el agua también actúa como espejo. Es decir, que refleja los rayos y potencia su acción.

Aunque existen cremas solares waterproof, hay que tener en cuenta que su acción no es muy prolongada. Por ello, uses los protectores solares que uses, procura volver a aplicártelo cuando sales del agua o cuando te secas con la toalla. Igualmente, deberás repetir las aplicaciones cada dos horas.

Cualquier crema vale

FALSO. No todos los protectores solares son iguales. Piensa que es tu salud lo que está en juego. Debes tener la seguridad de que estas usando una crema que cumpla con la normativa de calidad y que sea un producto homologado.

Es importante que uses protección solar de confianza, con una eficacia contrastada frente a los rayos UVA y UVB. En este sentido, P20 te ofrece una gama de productos para la piel en la que puedes depositar toda tu tranquilidad. Piensa que lo más importante es desterrar los falsos mitos de los protectores solares y mantener tu piel cuidada y sana.